regresar
boletin onu

Crecen Bancos de Leche Humana en Cuba

Flavia de la Caridad García Serrano reposa tranquila en el pecho de su madre Mildrei. Pronto cumplirá tres meses y pesa 1950 gramos. La pequeña nació con apenas 27,3 semanas, pesando 1150 gramos. Estuvo bastante grave, pero poco a poco se va recuperando. Lis Leydi Pimentel Torres, la bebé de la enfermera Yadamis, también nació pretérmino, hace 84 días, con solo 1050 gramos. Ya hoy pesa 2200 gramos. Camila Fernández Fuentes tuvo graves problemas respiratorios al nacer y debió ser alimentada con leche materna a través del esófago durante 15 días. Emocionada, su madre ya hoy la amamanta, a pesar de la traqueotomía.

Hace unos días, estas niñas compartían la sala Piel a Piel del Hospital General Docente Abel Santamaría Cuadrado, en la occidental ciudad cubana de Pinar del Río, donde se mantienen bajo estrictos cuidados los prematuros extremos, con bajo peso al nacer, que padecen enfermedades o cuyas madres por diversas causas no los pueden lactar. Las tres se beneficiaron del mejor medicamento que pueden recibir en este tiempo: la leche materna, que le fue suministrada por el Banco de Leche Humana, ubicado en el propio hospital.

La leche materna tiene un aporte líquido del 87%, energético de 700 a 780 kcal y más de 200 constituyentes, proteínas, grasa, carbohidratos, enzimas, vitaminas, sales minerales, factores de protección. La supervivencia del recién nacido pretérmino y en especial del extremadamente bajo peso, exige lograr un soporte nutricional que logre el incremento de peso necesario para este bebe, no existiendo ningún soporte nutricional mejor que la leche materna que de forma fisiológica pueda alcanzar estos requerimientos. Está demostrado que la leche humana favorece la evolución del niño en estado crítico.

Cumpliendo con los Objetivos de Desarrollo del Milenio sobre la alimentación del lactante, los organismos y sociedades científicas internacionales tienen reconocida a la leche materna como el alimento de elección y para ello se han venido realizando acciones cuya finalidad es garantizar con sus innumerables ventajas la salud del niño y de la madre.

Destinados a promover, proteger y apoyar la lactancia materna; recolectar y distribuir leche humana con calidad certificada, contribuir a la reducción de la mortalidad infantil y luchar para reducir la mortalidad materna y neonatal, fueron creados en 2011 Bancos de Leche Humana en seis provincias del país (Pinar del Río, Holguín, Las Tunas, Santiago de Cuba, Granma y Guantánamo), como parte del Programa Conjunto de Lucha contra la Anemia en grupos vulnerables en Cuba, financiado por España a través del F-ODM, que brinda ayuda a los países para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

JUNTOS CONTRA LA ANEMIA

Este Programa Conjunto se respalda en las áreas de seguridad alimentaria, salud y desarrollo local del Marco de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo (MANUD) 2008-2012 para Cuba. La disponibilidad de alimentos, educación, orientación nutricional y calidad e inocuidad de los alimentos, así como el enfoque de género y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) están integrados también a la lógica del Programa.

El PC involucró cinco agencias del Sistema de Naciones Unidas, (la UNICEF como agencia líder, la FAO, el PNUD, la OPS/OMS y el PMA) e igual número de instituciones gubernamentales nacionales (el Ministerio de la Industria Alimentaria (MINAL) como líder, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP), el Ministerio de la Agricultura (MINAG), el Ministerio de Comercio Interior (MINCIN) y el Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (MINCEX), como coordinador de la cooperación en el país.

Estudios sobre la prevalencia de anemia realizados entre el 2006 y 2007 por el Instituto de Nutrición e Higiene de los Alimentos (INHA), han demostrado que la anemia por deficiencia de hierro constituye el problema nutricional más frecuente en Cuba, principalmente en niñas y niños de 6 a 24 meses, con predominio en las provincias orientales y Pinar del Río.

En consecuencia, para el gobierno cubano, la lucha contra la anemia constituye una prioridad, a la cual se dirigen programas nacionales de salud y de producción de alimentos para enfrentar esta problemática.

El Sistema de Naciones Unidas ha acompañado al país a través de sus distintos programas, los cuales integran y se complementan en el PC, que se propuso apoyar y acompañar los esfuerzos nacionales dirigidos a la diversificación y la fortificación de alimentos.

El Programa se trazó como objetivo contribuir a la disminución de la prevalencia de anemia en niños y niñas de 0 a 5 años (con prioridad en los menores de 24 meses) y en mujeres embarazadas. Para alcanzar este propósito realizó intervenciones en todas las dimensiones de la seguridad alimentaria, disponibilidad, acceso y utilización, y adicionó el componente de vigilancia y monitoreo.

El PC de lucha contra la anemia abarcó 24 municipios: 20 de las 5 provincias orientales (Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Holguín y Las Tunas) y 4 de Pinar del Río. Las mujeres embarazadas, los niños y las niñas menores de cinco años de esos territorios son los beneficiarios directos, adicionalmente se favorecieron también las personas vinculadas con las instituciones y centros participantes: cooperativistas, obreros/as agrícolas, trabajadores/as de comercio, personal de atención primaria de salud, de educación y agentes comunitarios (brigadistas sanitarias de la FMC y promotoras del programa "Educa a tu hijo").

EL CAMINO RECORRIDO

La doctora Liliana Rivera Oliva, responsable del Banco de Leche Humana de Pinar del Río, el primero montado por el PC en Cuba, recuerda que "era interés del país fundar estos bancos en las provincias donde se estudiaba el problema de la anemia y de cómo luchar contra ella. Entonces sólo existía uno, en el hospital materno-infantil Hijas de Galicia, de la capital cubana. Así viajamos a capacitarnos en Brasil, en diciembre de 2010, los primeros tres médicos cubanos. Nos graduamos de consultores de bancos de leche, en un curso que fue posible gracias al Programa".

A su regreso comenzaron las labores de construcción y adaptación de un espacio aledaño a la sala de Neonatología del hospital a los requerimientos del posible Banco. "En junio del 2011 invitamos a un grupo de médicos de las provincias orientales cubanas y se hizo el primer seminario de capacitación. Nosotros les dimos los conocimientos que teníamos y así arrancaron los Bancos", comenta la Dra. Rivera.

Advierte que "antes nosotros utilizábamos leche mercenaria, o sea, leche de otra madre que sin procesar se le daba al niño o la niña que la necesitaba. Y eso no es correcto. Era lo que teníamos y con eso trabajábamos, pero no está bien porque no es una leche pasteurizada, no tiene la calidad idónea. Pero era preferible dar leche materna que artificial, sobre todo a los bebés prematuros. Y con la introducción del Banco desaparecieron los problemas de inseguridad: sabemos que la leche que estamos dando es buena y está clasificada de acuerdo al estadio de la lactancia, de sus calorías y con un control microbiológico."

Explica que al principio les suministraban la leche del Banco a niños con peso inferior a los 1500 gramos, con enfermedades graves. "Hemos ido avanzando y ya estamos beneficiando a niños con alrededor de los 2000, 2500 gramos. Porque si tenemos disponibilidad de leche también se la estamos dando a niños con meningoencefalitis, con asfixia, u otras enfermedades, o niños con madres en terapia. En dependencia de los volúmenes de leche, también ayudamos al Hospital Pediátrico.

"Nosotros tenemos aquí un niño que fue abandonado por su mamá, una señora con retraso mental serio, y el niño lo alimentamos con leche materna. Tuvimos otra niña con Síndrome de Down y una cardiopatía compleja, además de intolerancia a la proteína de la leche, y se alimentó durante tres meses con la leche que le suministraba nuestro Banco.

¿Cómo fue aceptada la donación de leche entre las posibles donantes?

Al principio me decían que estaba loca: si la gente a veces no quiere ni alimentar con leche materna a sus propios hijos, tú crees que te van a dar leche para otros...Bueno, pues sí. Hablando mucho lo logramos, sobre todo entre las madres más jóvenes. Es más difícil con la mujer mayor.

"Para mantener sostenible el Banco tienen que entrar 20 litros de leche semanales. Cuando comenzamos a brindar este servicio los neonatólogos empezaron a pedir leche y tuvimos que ir a hablar con la comunidad. Ya sabíamos que en Brasil lo hacían, pero también sabíamos que hay que tener ciertos cuidados para recoger esta leche. Hablamos con periodistas amigos, porque no podíamos financiar una campaña, y comenzamos a visitar en las distintas áreas a médicos y enfermeras. Hablamos con las embarazadas, con las mamás, y se fue sensibilizando a la población. Al principio fue en las zonas más cercanas al hospital y luego fuimos creciendo. Poco a poco nos extendimos a los municipios de San Juan, Consolación, La Palma y Viñales y así fue aumentando el volumen de leche."

La Dra. Angélica Araoz Baños, neonatóloga del propio hospital Abel Santamaría fue una de las donantes del Banco de Leche: "Como médico y como madre fue un placer donar mi leche a otros niños que la necesitan. Pude conocer a algunos de estos bebés, muy pequeños y de bajo peso al nacer, y de verdad me siento contenta de haberlos podido ayudar en su crecimiento, porque conozco lo beneficiosa que es la leche materna en esta primera etapa de la vida de un niño. Pienso que otras madres deberían sumarse a este proyecto tan noble, igual que nos gustaría que fueran ayudados nuestros niños si lo hubieran necesitado. Algunas madres piensan que si donan le están quitando leche a su bebé, pero no es así. Estoy segura de que cualquiera de esas madres que tiene un niño prematuro o con bajo peso, está feliz de que su hijo pueda recibir esta leche".

Algo tímida y con apenas 18 años, Yaine González González, es otra de las que colabora con el Banco de Leche. La joven mamá del pequeño Adday Alejandro Hernández González (10 días de nacido), explica que tiene bastante leche y está contenta de poder ayudar a los demás niños.

YA NO ES UNA UTOPÍA

El Dr. Gabino Arman, Jefe del PAMI en la provincia y Coordinador del Programa Conjunto de Anemia por el Ministerio de Salud Pública en Pinar del Río, destaca que el Banco no solo garantiza la leche para los niños que están dentro de la Terapia Intensiva Neonatal y que necesitan requerimientos especiales en la leche. También es importante que podemos hacer un estudio de cada tipo de leche y recomendarla en función de los pacientes, que eso nunca lo habíamos podido hacer aquí. Además, por medio del Banco hemos mejorado las atenciones de vida de los niños menores de un año en la Terapia Intensiva Pediátrica, que en algún momento puede tener una intolerancia importante a la leche o algún otro alimento. Ha sido fundamental la estabilidad alcanzada por el Banco, como la población en general, a través de este Programa, se ha incorporado a las donaciones de leche. De los cuatro municipios incorporados al PC hoy se recibe leche al menos una vez por semana. Esto nos garantiza tener una reserva para poder enfrentar cualquier situación de morbilidad que se presente. Sin duda "uno de los logros más importantes del PC es el Banco de Leche Humana, que siempre se vio como una utopía y hoy es una fortaleza en la provincia".

Para la doctora Rivera, el Programa Conjunto contra la anemia ha sido fundamental en la obtención de tan importantes logros en tan corto tiempo: esta iniciativa es fruto del Programa, que financió todo esto. El equipamiento que hoy tenemos cuesta muchísimo, además de la capacitación que hemos recibido en Brasil médicos y enfermeras de las seis provincias donde se han hecho. Creo que lo mejor que nos ha sucedido ha sido la creación de estos Bancos y lo peor que no se pudieran fundar más. Es un logro grande. No se creía que esto fuera posible. Y quisiera que tuviéramos más leche, pero estoy muy contenta con lo que tenemos".

Galería

Página Oficial

Noticia del Sistema de las Naciones Unidas en Cuba (18 de Junio de 2013)