regresar
boletin onu

Informe de ACNUR: El 80% de los refugiados en el mundo viven en países en vías de desarrollo

GINEBRA, Suiza.- Un informe de ACNUR publicado hoy revela un profundo desequilibrio del apoyo internacional a los desplazados forzosos en el mundo, con cuatro quintas partes de los refugiados del mundo acogidos por los países en vías de desarrollo, y en un momento en el que está aumentando el sentimiento de hostilidad hacia los refugiados en muchos países industrializados.

El informe de ACNUR Tendencias Globales 2010 muestra que muchos de los países más pobres del mundo están acogiendo a grandes poblaciones de refugiados, tanto en términos absolutos, como en relación con el tamaño de sus economías. Pakistán, Irán y Siria tienen las mayores poblaciones de refugiados, con 1,9 millones, 1,1 millones y 1 millones, respectivamente. Pakistán también soporta el mayor impacto económico con 710 refugiados por cada dólar de su PIB per cápita (en paridad del poder adquisitivo o PPA), seguido de la República Democrática del Congo (RDC) con 475, y Kenia y 247 refugiados. En comparación, Alemania, el país industrializado con la mayor población de refugiados (594.000 personas), cuenta con 17 refugiados por cada dólar de PIB per cápita.

En su conjunto, el informe de 2010 muestra un cambio drástico en el entorno de la protección frente al que existía hace 60 años, cuando se creó la Agencia de la ONU para los refugiados. En ese momento, el número de personas bajo el amparo de ACNUR era de 2,1 millones de europeos, que habían quedado desplazados tras la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día, el trabajo de ACNUR se extiende a más de 120 países y engloba a las personas que se han visto obligadas a huir cruzando las fronteras, así como a las que han huido en el interior de sus propios países. El informe de 2010 Tendencias Globales muestra que 43,7 millones de personas se encuentran desplazadas en todo el mundo, lo que prácticamente equivaldría al conjunto de la población española o a toda la población de Colombia o Corea del Sur. De esta cifra total, 15,4 millones son refugiados (10,55 millones bajo el amparo de ACNUR y 4,82 millones registrados por la UNWRA), 27,5 millones desplazados internos por los conflictos, y cerca de 850.000 solicitantes de asilo, de los que casi una quinta parte se encuentra en Sudáfrica. Particularmente preocupantes son las
15.500 solicitudes de asilo de menores no acompañados o separados, siendo la mayoría de ellos somalíes o afganos. Este informe no incluye el desplazamiento registrado durante el año 2011 desde Libia y Costa de Marfil.

"Lo que estamos observando es una preocupante injusticia en el paradigma de la protección internacional ", dijo António Guterres, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. "El temor ante una supuesta avalancha de refugiados sobre los países industrializados es exagerado o se ha asociado de manera errónea con las cuestiones de inmigración. Mientras tanto, se está dejando que los países más pobres sean quienes soporten toda la carga."

Las guerras prolongadas son sinónimo de exilio prolongado

Teniendo en cuenta la naturaleza prolongada de varios de los principales conflictos internacionales de hoy en día, el informe muestra que la experiencia del exilio es cada vez más dilatada para millones de personas en todo el mundo. ACNUR define una situación prolongada de refugiados como aquella en la que un gran número de personas se ve atrapada en el exilio durante un mínimo de cinco años. En 2010, del total de refugiados bajo el mandato de ACNUR, 7,2 millones de personas se encontraban en esta situación - la cifra más alta desde el año 2001. Por otra parte, tan sólo 197.600 personas pudieron regresar a sus hogares, siendo ésta la cifra de retornos más baja desde 1990.

Algunos refugiados llevan más de 30 años en el exilio. Los afganos, quienes en un primer momento tuvieron que huir de la invasión soviética en 1979, representaban una tercera parte de los refugiados en el mundo tanto en 2001 como en 2010. Iraquíes, somalíes, congoleños (RDC) y sudaneses también se encontraban entre las diez principales nacionalidades de refugiados tanto al inicio como al final de la década.

"Un refugiado sin esperanza es demasiado", declaró el Alto Comisionado, António Guterres. "El mundo se está evadiendo sus responsabilidades hacia estas personas y les obliga a esperar a que se estabilice la situación en sus países y a hacer un paréntesis en sus vidas de manera indefinida. Los países en vías de desarrollo no pueden seguir soportando esta carga ellos solos y el mundo industrializado debe hacer frente a este desequilibrio. Necesitamos que se incrementen las cuotas de reasentamiento. Necesitamos iniciativas de paz más rápidas para los conflictos de larga duración, para que los refugiados puedan regresar a sus hogares."

Desplazados internos - la mayor cifra de la década

A pesar del bajo nivel de retorno de refugiados registrado el año pasado, la situación para las personas desplazadas en el interior de sus propios países - los llamados desplazados internos - experimentó algunos cambios. En 2010, más de 2,9 millones de desplazados internos regresaron a sus hogares en países como Pakistán, la República Democrática del Congo, Uganda y Kirguistán. Sin embargo, incluso con este número de retornos, con 27,5 millones de desplazados internos, el número global de desplazados internos es el más elevado desde hace 10 años.

Otro grupo del que también se ocupa ACNUR, aunque es más difícil de cuantificar, es el de los apátridas, personas que carecen de la seguridad básica que implica tener una nacionalidad. El número de países que proporcionan datos sobre las poblaciones apátridas ha ido aumentado de manera constante desde el año 2004, aunque las diferencias en las definiciones y metodologías aún suponen un impedimento para la obtención de datos fiables sobre la magnitud del problema. En 2010, el número de personas apátridas del que se han recibido datos oficiales (3,5 millones) es casi la mitad que el de 2009, aunque este descenso se debe principalmente a cambios metodológicos en algunos de los países que suministran datos. Los cálculos no-oficiales elevan el número global a cerca de 12 millones de apátridas. En agosto de este año ACNUR pondrá en marcha una campaña a nivel mundial para informar sobre la difícil situación de los apátridas en el mundo y para que se tomen medidas urgentes para ayudarles.

El 20 de junio es el Día Mundial del Refugiado. Para celebrar este acontecimiento y el 60º aniversario de la Convención de Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, ACNUR lanza la campaña "1" (1 refugiado sin esperanza es demasiado) para sensibilizar a la sociedad sobre la situación de los refugiados y otras desplazadas forzosas en todo el mundo. La campaña contará con una serie de contenidos audiovisuales, entre los que se incluye testimonios de refugiados, un vídeo de la Embajadora de Buena Voluntad de ACNUR, Angelina Jolie, mensajes de otras personas célebres y colaboradores de la Agencia de la ONU para los Refugiados, así como otros recursos con los que se invitará al público a participar para ayudar a los refugiados, como por ejemplo siguiendo a ACNUR en Facebook y Twitter.

Únete a nosotros:
Haz 1 cosa:
¡Ponte en los zapatos de una persona refugiada y da el primer paso para entender su situación!