regresar
boletin onu

Mensaje de la Sra. Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Internacional de la Mujer

El Día Internacional de la Mujer se celebró por primera vez hace cien años en un pequeño número de países europeos. Desde entonces, ha adquirido una dimensión mundial y es mucho lo que se ha conseguido. El Día Internacional de la Mujer de 2011 constituye una oportunidad de celebrar los logros y de movilizarse para hacer frente a los desafíos que subsisten.

No podemos darnos por satisfechos: menos del 40% de los países brinda a los niños y niñas el mismo acceso a la educación. Si en 2008 hubiéramos alcanzado la paridad entre los sexos en la enseñanza primaria, hoy acudirían a la escuela 3,6 millones de niñas más. Durante el último decenio las desigualdades han aumentado en el nivel secundario en África. Actualmente, las mujeres representan sólo el 29% de los investigadores del mundo y dos tercios de los 796 millones de adultos analfabetos del planeta son mujeres.

Esta situación tiene graves repercusiones. La desigualdad se cobra vidas en términos de mortalidad infantil, las arruina, con la pobreza y la marginación, las desperdicia, en cuanto a oportunidades de crecimiento y desarrollo...

La igualdad entre hombres y mujeres es un común denominador de todas las actividades de la UNESCO encaminadas a alentar la cooperación internacional en la educación, las ciencias, la cultura, la comunicación y la información. Procuramos promover los derechos humanos fundamentales con el fin de transformar nuestras sociedades y sentar las bases de un desarrollo humano equitativo y sostenible.

Este año el Día Internacional de la Mujer gira en torno a "La igualdad de acceso a la educación, la capacitación, la ciencia y la tecnología: el camino hacia el trabajo decente para la mujer", aspecto fundamental de la misión de la UNESCO. Obramos para reforzar los nexos entre la educación, la formación, la ciencia y la tecnología y el mercado laboral, y hacer que las mujeres tengan las mismas oportunidades de conseguir un empleo decente. Para lograrlo, hay que comenzar ya en una fase temprana, con una educación de calidad para todas las niñas y jóvenes, desde la enseñanza primaria hasta la superior, continuar con la formación y enseñanza profesional para las que no hayan adquirido las competencias básicas y proseguir con la creación de modelos positivos y carreras para las mujeres, especialmente en ámbitos como la ciencia y la tecnología.

Estos objetivos guían la labor de la UNESCO como organismo que encabeza la iniciativa de Educación para Todos. Inspiran nuestra colaboración con L'Oréal para fomentar la participación de las mujeres en la investigación científica. Justifican nuestra labor en el Pakistán, a fin de respaldar las actividades generadoras de ingresos para las mujeres tras las inundaciones de 2010, y en el Afganistán, para aumentar los niveles de alfabetización de las mujeres.

La UNESCO está preparada para hacer mucho más: trabajar con asociados del sector público y privado para proporcionar a los gobiernos un apoyo a la formulación de políticas a nivel de todo el sistema, mejorar la educación no formal y crear oportunidades de aprendizaje para las mujeres adultas. La UNESCO ejerce un verdadero liderazgo en estas esferas y lo aprovecharemos al máximo.

Por carecer de competencias básicas, para demasiadas mujeres contar con un trabajo decente es un sueño lejano. Los mundos de la ciencia y la tecnología, tan importantes para nuestra vida actual, siguen estando fuera del alcance de la mayoría. Se violan derechos humanos. Se están desperdiciando grandes talentos. Este Día Internacional de la Mujer es para todos nosotros una oportunidad de hacer frente a estos desafíos. En tiempos de dificultades económicas, no hay mejor inversión.

Irina Bokova