regresar
boletin onu

Mensaje del Secretario General de la Naiones Unidas, Ban Ki-moon, con motivo del Día Mundial de la Diabetes

En el Día Mundial de la Diabetes se pone de relieve la necesidad de que los gobiernos y sus asociados tomen medidas para hacer frente a esta enfermedad crónica, debilitante y costosa.

Según la Organización Mundial de la Salud, las muertes por diabetes podrían duplicarse entre 2005 y 2030. Los países más pobres son los más afectados, ya que el 80% de los casos de diabetes ocurren en los países de ingresos bajos y medianos. En la actualidad, más de 220 millones de personas padecen de esta enfermedad y ningún país es inmune a ella.

El diagnóstico temprano y el tratamiento eficaz son fundamentales. Es inaceptable que haya diabéticos que mueran por falta de información o por no poder acceder al tratamiento o a fármacos que pueden salvarles la vida, como la insulina. Los gobiernos deben hacer todo lo posible para subsanar las carencias, a fin de que los diabéticos puedan recibir tratamiento y no sufran complicaciones cardíacas, vasculares, oculares, renales y neuropáticas debido a la enfermedad.

Es crucial educar a las poblaciones de riesgo y a las personas que padecen la enfermedad para que eviten los factores que pueden complicarla, como el tabaquismo, y comprendan cómo manejar la diabetes. De esta manera se prevendrán complicaciones a largo plazo que ocasionan un enorme sufrimiento humano y altos gastos financieros.

En la Estrategia Mundial de la Organización Mundial de la Salud para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles se establecen los medios con los cuales los individuos, las comunidades y los gobiernos pueden hacer frente a la diabetes. En septiembre, la Asamblea General celebrará una reunión de alto nivel sobre la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles. Exhorto a todos los participantes a que aprovechen esta reunión para demostrar al mundo su compromiso con la lucha contra la diabetes y otras importantes enfermedades crónicas.

En un plano más general, la promoción de una dieta y un estilo de vida saludables pueden tener un impacto positivo en el medio ambiente y reducir el consumo de alimentos altamente procesados y aumentar el uso de formas de transporte beneficiosas para nuestro cuerpo y el planeta, como caminar y montar en bicicleta, entre otras.

Esta es una campaña a la que también se pueden sumar todas las personas. En el Día Mundial de la Diabetes, hagamos todo lo necesario para controlar la enfermedad y lograr que las personas que la padecen reciban la asistencia y el tratamiento que necesitan.